Historias para no dormir (Parte 1)

Bien…A ver cómo resumo la historia surrealista que nos está pasando… Empezaré avisando de que no tiene final feliz porque a mí no me gusta que me tengan en vilo.

Este último ciclo íbamos a haber hecho la segunda estimulación que teníamos pendiente pero, después de siete días de estrógenos que me sentaron a cuerno quemado, cuando fuimos a la eco pre-ciclo para verificar que todo estaba en reposo resultó que tenía un quiste tamaño PRO en el ovario izquierdo. Total: ciclo cancelado y dado que el mes siguiente teníamos un viaje ya pagado que nos hubiera coincidido con la punción, todo había que desplazarlo hasta junio. Una alegría como os podeís imaginar. Pero en este campo estamos ya curtidos, la inexorable ley de murphy aplicada a infértiles según la cual “da igual cuando planees tus vacaciones, tus hormonas se encargaran de que sea el peor momento” la tenemos grabada a fuego así que salimos de la consulta y zanjamos el tema con un : qué putada, ¿no?.

Pasaron los días, nos fuimos a pasar la semana santa a Asturias e hicimos más deporte que en nuestra vida. Han sido unos días movidos emocionalmente porque esta semana hubiera nacido nuestra Supercampembri. Nunca quise saber la fecha exacta pero, dado que mi mejor amigo esperaba a su bebe cinco días antes que yo al mío, ha sido imposible obviarlo cuando recibimos las fotitos del recién nacido.

Pero seguíamos en pie. Y pasaron los días. Y empecé a encontrarme rara. Yo siempre mancho varios días antes de que me venga la regla (regalo de endometriósica) y este mes blanco nuclear. Qué raro. Así que ayer, sin decirle nada a nadie, por supuesto, me hice un test. Y cuál es mi sorpresa al ver la más leve, tenue, segunda raya que ha podido ver nadie. Pero había una segunda raya. Y no era el primer pis del día. Buff. Corazón a tope. Bajo a la farmacia a por un Clearblue digital para aislar la variable de mis alucinaciones en la posible interpretación del test. Me lo hago y después de 3 minutos sale el iconito de test erroneo. No sé qué decía el papelito de que eso ocurre cuando haces demasiado pis o demasiado poco. Anda que estaba yo para medir pises!

Me tenía que ir a la psicóloga. Compro otro test de rayita en otra farmacia. Salgo de la psicóloga y me meto en un baño mugriento de un centro comercial y otra vez a soltar el poquillo pis que me quedaba. De nuevo la más ligera de las segundas rayas. Esta vez azul y haciendo una cruz. De camino a casa, si no miré el palito mil veces no lo miré ninguna. Llego a casa blanca. Me ve mi chico. Se acojona, cree que me ha pasado algo. Le siento y le digo que le tengo que enseñar algo. Le enseño los dos tests y noto como se va poniendo nervioso pero termina diciéndome que no me ilusione que esas rayas no son nada. Casi no son ni rayas.

Salimos a por el cuarto predictor del día. Esta vez uno digital que nos diga Embarazada o no embarazada. Así, con todas sus letras. Decidimos hacerlo con el primer pis de la mañana siguiente así que a las 05:00 me levanto sigilosa y otra vez pis a palito. Mi pobre novio con los ojos como platos esperando el resultado. Al cabo de dos minutos: Embarazada 1-2 Semanas. Debemos estar ya en otra liga porque ni lo celebramos, simplemente estamos alucinando pero en silencio cada uno empezamos a fantasear…

¿Será que por fin se cierra el círculo? Justo esta semana que habría nacido nuestra pequeña?¿Justo esta semana que hace exactamente tres años de nuestro primer positivo que también fue natural? ¿Será que al final todo tiene un por qué?

Dos horas más tarde voy a hacerme una beta para saber de qué estamos hablando y después de una mañana de infarto recibo el resultado: 15.

Vuelve a llover. 15!!!15!!!¿Qué es un 15 de Beta? Es como que estoy a la vez embarazada y no embarazada. Estoy “a little bit pregnant”. No lo estoy porque con esa beta no puede ser viable pero lo estoy porque algo ha pasado en mi cuerpo. En algun punto de mi cuerpo (y me preocupa seriamente dónde) se han encontrado el 1% de espermatozoides normales de mi chico con mi óvulo que con alta probabilidad ha salido de un ovario sin trompa (A modo de recordatorio: Solo tengo una trompa, la derecha y, en general, ovulo siempre por el ovario izquierdo porque el derecho como me dijeron en Valencia parece que hace tiempo que se jubiló). WTF.

Para más INRI y honrando de nuevo a Murphy, esto nos pasa a dos días de que me vaya a Luxemburgo por trabajo toda la semana para volver el viernes día en que se supone que cogemos otro avión a nuestras vacaciones quince días.

Si alguna vez vuelvo a pensar que las cosas pueden tener algún sentido recordadme que no. Que deje de soñar ya.