Tan joven y tan viejo

La infertilidad ha cambiado muchas cosas en mi vida, tantas cosas…Una de ellas es que se llevó de un guantazo mi síndrome de Peter Pan que yo creía a prueba de bombas. Todos los pasos que implicaban “hacerse mayor” me costaba tanto darlos, hasta que, de repente, los di todos de golpe.

Primero llegó la parte estrictamente médica. La temida antimulleriana, reserva ovárica o como narices queramos llamarla. Esa me chilló al oido que con 34 años mi edad reproductiva era más bien la de una mujer de 43 (y no era solo un baile de números). Esto despojó todas mis dudas sobre si ya estaba preparada para ser madre. O ahora (y con suerte) o nunca.

Las noticias médicas las aderecé yo con un envejecimiento psicológico. Que si para el tratamiento no es bueno beber, que hay que comer ecológico, que si en estimulación prefiero no salir, que si ver a mucha gente con posibles noticias de embarazo me agobia. Diagnóstico: me fui convirtiendo en la abuela de los grupos. La más responsable, la que más se cuidaba, la que antes se iba a casa y menos salía, la que ya no se reía tanto…

Y con la práctica, me lo he ido creyendo. Ahora cuando alguna amiga me cuenta que salió el fin de semana y llegó a casa a las 06:00 y no sola, casi me llevo la mano a la boca y rezo tres Ave Maria. Se me ha olvidado que no hace tanto tiempo yo era ella. Y que no pensaba en nada más. No estaba preocupada por mi salud, tenía confianza en la vida, en que las cosas salían bien en general. Estaba solo preocupada por vivir, por disfrutar cada día.

El asunto es que este estado de viejismo anticipado lo ha apuntalado un dentista. Me condenó a sacarme una muela. ¿Yo? Pero si soy joven. Lo dice mi DNI, mira (que no mi antimulleriana). Y la muela, no es de leche, ¿verdad? Es decir, ya no me va a crecer más, ¿no?

El martes según entraba al hospital para sacármela se me saltaban las lágrimas…36 años y ya me he tenido que despedir de una trompa y de una muela…En fin..ahora tendría que esperar 4 meses para ponerme un implante pero como espero (de esperanza, no de estar casi segura) que la transferencia sea en septiembre y espero (de nuevo de mucha esperanza) que salga un positivo como una casa, no me podría poner el implante hasta despúes de ser una feliz madre. Total que ahora la imagen que visualizo (por eso de ponerle energia positiva al tema) soy yo muy embarazada y muy mellada.

Tan joven y tan vieja…like a Rolling Stone