Como un cajón desordenado

Así tengo la cabeza hoy, como un cajón desordenado. Repleto de calcetines desparejados y con agujeros, con camisetas que no van aquí y tan lleno que no se cierra.

Ayer tuvimos punción. Sacamos un ovocito. Así. Así de pobre. Diez ampollas de Pergoveris después, 2700 euros mediante, un ovocito. Y lo peor es que nos quedamos contentos, al menos el ovocito era maduro.

Pero hoy todo me agobia.

Las estimulaciones. ¿Tiene sentido seguir haciendo estimulaciones? Claramente no van a mejor. ¿Qué falla? ¿El protocolo, mi cuerpo, la puñetera mala suerte? Nos recomendaron hacer estimulación también en fase lútea, es decir, si la punción fue ayer, dentro de tres días deberíamos retomar los pinchazos y ver si despertamos a mis ovarios en sus diítas de descanso. ¿Saldrá algo de ahí o si no son muy generosos cuando les toca nos mandarán al cuerno ahora que ni les toca? ¿Qué pasará luego? Me vendrá la regla en mitad de la estimulación de fase lútea y la siguiente estimulación ¿la tendré que empezar en mitad del crecimiento del endometrio?

Y todo porque queremos hacer dos estimulaciones más y nos agobia el tiempo. ¿Y por qué nos agobia el tiempo? Principalmente porque en Agosto, teoricamente, me tengo que ir por trabajo tres semanas a Perú. Además del tiempo que voy a “perder reproductivamente” allí está el hecho de que en Perú hay Zika. Fui a Sanidad exterior donde me confirmaron que el protocolo establece entre dos y cuatro meses de espera para concebir tras volver de un país con Zika y, a pesar de mis intentos de convencerles, me aseguraron que en Lima hay Zika. Les pregunté si me podría hacer una analítica a la vuelta para verificar que no había pillado nada y así acelerar los plazos pero el señor que me atendió, un derroche de empatía, se limitó a responderme que ese no era el protocolo, que el protocolo era esperar.

Me puse a investigar y en Madrid hay un laboratorio que hace la analítica. Está en fase de investigación aún, como casi todo los relacionado con el Zika, pero por 90 míseros euros (qué es eso para una infertil de privada?) me sacarían de dudas. ¿Problema? Pues que el análisis puede arrojar falsos positivos si tienes la vacuna de la fiebre amarilla puesta y…bingo! es mi caso. Total, me voy a hacer un análisis en los próximos días para ver si ahora es negativo y si lo es asumo que el análisis a la vuelta será válido.

Y mi hermana me dice, ¡qué le den al trabajo! ¡Esto es mucho más importante! Y está claro, lo es. Si yo supiera que este camino está por terminarse, que es un último esfuerzo para llegar a meta, no lo dudaría. Si ya lo sacrifico todo, mi tiempo, mi dinero, mi salud, ¿qué supondría esto ? Pero no sé cuánto tiempo me queda en este limbo de vida en el que el botón del pause lleva pulsado tres años. Llevo tres años poniendo excusas, supeditando todo al proceso. El año en que me quedé embarazada debería haber ido también a Perú a poner en marcha un proyecto en el que llevaba trabajando tres años. En mi lugar tuvo que ir mi jefe. Además de que me perdí la satisfacción de poner la guinda al pastel que llevaba cocinando tanto tiempo tuve que fastidiarle las vacaciones, aguantar mil por qués, quejas y una mala evaluación. Y si todo eso lo sufres con tu bebé en el pecho supongo que te resbala pero cuando te toca volver con el rabillo entre las piernas y la cara de pena todo duele mucho más. Así que este año no querría volver a repetir lo mismo. Obviamente, si consiguiéramos nuestro positivo antes de ir a Perú, no iría y santas pascuas pero claro, en la empresa hay cierta planificación. Así que si quiero hacer un intento tiene que ser como tarde en Junio.

Para eso, y como la transferencia que resultó fue tras mes y medio de decaputada (también llamado decapeptyl) mi cabeza ingenieril me dice que deberíamos repetir estrategia. Esto quiere decir que a mediados de abril deberíamos dejar las estimulaciones y pinchar el fármaco del demonio.

Pero claro, si la transferencia sale mal, ¿voy a estar decapeptilizada inutilmente cuatro meses hasta que vuelva a hacer la siguiente transferencia? Se me ocurren mejores maneras de torturarse a uno mismo la verdad, maneras más llevaderas.

Y por último, otro tema que me taladra la cabeza, la fragmentación de doble cadena en el semen. Aparentemente muchas parejas están encontrando la explicación a historias larguísimas de infertilidad y, lo que es mejor, están encontrando solución porque las muestras de semen con alta fragmentación de doble cadena se pueden hacer pasar por un dispositivo, el Fertile Chip, y así seleccionar a los espermatozoides no afectados. Obviamente, a estas alturas de la película y a pesar de que nuestra infertilidad no es de origen desconocido (más bien nos sobran los motivos) no íbamos a dejar esa prueba sin hacer. Así que, hace un par de semanas metí a mi chico en un tren a Barcelona para dejar su muestrita. El problema es que en nuestra clínica no tienen el Fertile Chip. Es decir, si el resultado de la prueba sale alterado o nos cambiamos de clínica o nos encadenamos a la puerta del IVI para que nos hagan caso. Teniendo en cuenta que no estamos hablando de una clínica pequeña, dudo que vayan a hacer ese esfuerzo por un par de pacientes (si bien no somos malos pacientes, calculo que hemos finanziado nosotros solos la sala de espera y un par de consultas). Así que creo que mi preocupación principal ahora (y mira que tengo muchas) es que la prueba de bien. Ni ovocitos ni leches. Que el semen de mi chico esté bien. Porque sinceramente no me queda fuerza para recoger a nuestros 4 embrioncitos que ya han viajado, a nuestros 11 ovocitos e irnos con la música a otra parte. No puedo rizar más el rizo.

Así que en esas estoy…Zika, fragmentación de doble cadena, estimulación de fase lútea, el paro, un daikiri, yo qué se…

 

La teoría de la relatividad (infértil)

Hoy quería poner sobre el papel una teoría que no por obvia es menos real y creo que bien merece un puesto en el mundo científico. Se trata de la teoría de la relatividad infértil y consta de dos principios fundamentales:

1. La percepción de infertilidad cambia con el tiempo. Una situación infértil que te parece mala hoy te puede parecer un regalo mañana.

2. La percepción de infertilidad cambia con la persona. Una situación infértil que a tí te parece mala a otro le puede parecer decente y esperanzadora.

Con respecto a la relatividad infértil temporal tengo tantos ejemplos… Tantas “Yos” del pasado a las que mi “Yo” del presente les daría un bofetoncito para decir, ya te acordarás, ya…

Por ejemplo, cuando nos empezamos a plantear hacer un tratamiento me parecía el “novamás”. Una In Vitro, ¡por dios!, ¿como se lo diremos a nuestros hijos? Su vida empezó en un laboratorio, ¿les afectará eso?… ¿Dónde quedó eso?

Recuerdo luego el segundo tratamiento. Me sacaron 5 ovocitos. Cuando me desperté de la anestesia y me dijeron el número me puse a llorar. ¿Por qué a mi? ¿Por qué solo 5 si a la única conocida que tenía en el mundillo le habían sacado 14? Jaaaa a mi yo de entonces. ¿Dónde puedo firmar por esos 5, pringada?

Desde entonces la cosa se ha ido complicando. La vida nos ha ido enseñando que este cuerpito mío, aunque se esfuerza, es medio lento. Por eso, supongo, que le vamos pidiendo menos.  Así, cuando el último ciclo terminó con un balance de 2 ovocitos maduros por poco descorchamos champán. Wow, 2 ovocitos!! ¡Es el doble de uno que es lo que esperábamos!

Pero en algún sitio hay que parar así que mundo, destino o capullo que esté manipulando mi reserva ovárica, ya está bien. El lunes fuimos a la primera eco de este nuevo ciclo y ahí estaban mis modositos tres folículos dignos con sus dos compañeritos pequeños que casi nunca se animan. Bien, escenario conocido. De ahí crecerán dos y con suerte incluso tres. Pues hoy (dos días más tarde) volvemos a eco para ver que basicamente casi todos han desaparecido. Hay un folículo grandullón, el del ovario derecho de siempre (que para colmo no sabemos si es quiste) y como mucho otro que es bastante más pequeño. He querido poner una queja. Ese no es mi ovario. Eso no estaba así. Si me dejas un rotu te pinto dónde estaban mis otros folículos. Nada…ni rastro. ¡Que alguien me devuelva mi reserva anterior, no era tan mala!

Hablemos ahora de la relatividad infértil personal y para muestra un botón. Hace unos meses me encontré en mi portal a una vecina. Es muy majilla, tendrá unos 30 años y nos llevamos muy bien así que está al corriente de nuestra situación. Pues bien, según me vio no esperó ni dos frases para echarse a llorar: Por lo visto su chico y ella llevaban tres meses intentando embarazarse y”no había manera”. Entre medias sus dos mejores amigas le habían comunicado la féliz noticia y, claro, ella estaba angustiadísima. Hasta ahí, bueno, lo entiendo, este tema pone nervioso a cualquiera. Yo también pasé por ahí. Pero cuando me empieza a hablar en plural como:

-Sólo nosotras entendemos lo duro que es intentar quedarte embarazada y no poder.

o

– Tía, ahora sí que te entiendo.

Ahí ya no. Ojalá amiga, ojalá yo tuviera mis ovarios llenos de ovulitos de 30 años y mi mayor síntoma de infertilidad hubiera sido no quedarme embarazada tras tres meses de intentos. Entiendo que su problema le agobie, para todos, nuestros problemas tienen una dimensión distinta a los del resto pero ponerse a jugar en mi misma liga…Creo que hay que tener un poquito de perspectiva.

Y del mismo modo supongo, que aunque a mí me parezca que un día de estos me llevo el Oscar a la Más Infértil, hay parejas, hay chicas que lo tienen más crudo. Que han tenido que tomar decisiones más difíciles y ser mucho más valientes. A vosotras, si me leeis, perdonad si me quejo demasiado. Mucha fuerza.

Y…hablando de relatividad. Con respecto a los premios madresfera, no gané. No me quedé ni cerca. Décima posición creo. Pero recibí votos y comentarios preciosos. Eso junto a las personas que me escriben en cada entrada me hace sentir muy acompañada. Este blog me ha acercado a personas increibles, algunas ya fuera de esta lucha y con objetivo cumplido, pero que no me sueltan la mano. Si además sigo recortando posiciones ( el año pasado quedé en posicion 13, este año décima) quien sabe…

Aunque me gustaría no tener que esperar a Madresfera para el gran premio!!