Vértigo que el mundo pare…

¿Nos estamos dando cabezazos contra un muro? ¿Nos pasamos de insistentes o simplemente no tenemos buena suerte?

Por actualizar un poco nuestra situación…

Después del último ciclo en el que conseguimos un ovocito, decidimos seguir con la estimulación durante fase lutea según el protocolo que se llama DuoStim. A parte de un dolor de cabeza insufrible, estuvimos toda la Semana Santa yendo a ecografías cada dos días en nuestro destino vacacional. Como siempre caretos tras cada una. Solo había un folículo. Teníamos bastante claro que ya estaba bien de sangría económica y que ese ciclo lo cancelábamos y no íbamos a punción pero, al final, la doctora nos dijo que siendo realistas, el próximo ciclo no tenía por qué ser mejor, y uno es mejor que cero. Nosotros, que solo necesitamos un empujocito para animarnos, hicimos el pago correspondiente y desfilamos a quirófano como ya viene siendo costumbre. Al final, sorpresón, de un minifoli de 10 mm salió otro ovocito. Total, dos ovocitos maduros. De nuevo, confeti y cava sin alcohol para celebrar.

Unos días más tarde fuimos a cita con nuestra doctora para ver en qué momento del ciclo estábamos y, qué casualidad, estábamos hormonalmente justo a tiempo de empezar otro ciclo. Así que show must go on y vuelta a los pinchacitos. Pero este ciclo parecía diferente. Resulta que había 6 folículos avanzando a paso firme.  Me daba hasta miedo expresar en voz alta que tenía taaaan buena pinta. Pero es que la tenía, la tenía…Hasta este fin de semana en el que, para variar, a uno de los folículos le ha dado por dispararse y a todos sus amiguitos por estancarse. Así que ahí estamos otra vez con un folículo de 18 mm y 5 en el entorno de 11 mm (esos sí están igualaditos, claro…). Nos han dicho de aguantar un día más por si alguno de los pequeños se anima  pero tiene una pinta regular y encima podemos perder el grande.

Así que imaginaros el hostión que nos hemos llevado. De 6 a 1 y con suerte. Rapidamente mi cabeza se ha puesto a pensar si podríamos seguir estimulando para ir a por los pequeñitos tras sacar el grande haciendo otro DuoStim. La doctora dice que lo valoraremos mañana según los tamaños pero, por supuesto, todo es siempre mucho más complicado. Y es que justo hace dos días cogimos un billete para irnos, por fin, de vacaciones. Un billete a Azores que, imaginaos, no es especialmente barato. Así que el dilema ahora es perder el dinero del vuelo o perder los solo potenciales 5 folículos. Luego haciendo un doble mortal está la opción de irnos a Azores y tratar de que nos vean para ecos alli en una clínica de fertilidad que parece haber pero no se si eso es ya solo una locura de las mias.

Mierda y más mierda. Para cuándo un ciclo super bueno. Para cuándo un margen a la ilusión que no acabe en bofetada. Para cuándo algo de libertad para vivir nuestra vida.

Ayer estuve en un concierto de Ismael Serrano reencontrándome con canciones que conocía de siempre. Pero, de repente, diez años después, las canciones tomaron un sentido diferente. Sabemos que Ismael Serrano no es la alegría de la huerta precisamente y tiene muchas canciones acerca de la dureza de hacerse mayor, el “Vértigo”, y la nostalgia de tiempos que no volverán. Y ahí me golpeó, canciones en las que antes no me daba por aludida con veintitantos ahora me removieron.  Tenemos 37 años,  aún somos jóvenes. Quizás ya no tanto para el tema reproductivo pero sí para apurar la vida, para viajar, para beber, para no estar tan preocupados por nuestra salud, para probar cosas diferentes, para ser imprudentes. Y en lugar de eso estamos contando los meses en número de ovocitos, deseando que vuele el tiempo para pasar a la siguiente fase de nuestro proceso. Ayer tomé consciencia de que este tiempo no volverá, de que puede que haya un día en que nos arrepintamos de no haber intentado ser felices al 100% AHORA, de invertir tanto de nuestro presente por un futuro que no sabemos si llegará.

Para bien o para mal creo que no podemos seguir mucho más por este camino. Nadie nos va a devolver el tiempo invertido y vamos acumulando ya muchísimos chichones.