Vacaciones por prescripción médica

Perdonad mi silencio de las últimas (muchas) semanas. He estado, para variar, entre pinchazos, nervios, ecos y anestesias…Pero para no faltar a la verdad diré que también he estado… de vacaciones!!!

Cuánto nos puede molestar a las infértiles la frasecita de cuándo te relajes llegará, mi primo se fue a un viaje y cuando volvieron…etc. En fin, todos sabemos de lo que hablo. Pues bien, ¿y si ahora soy yo la que empieza a recomendarle a otras infértiles viajes como el mejor sustituto del gonal? Creedme que me molesto hasta a mí cuando lo digo pero como ingeniera que soy…a los hechos me remito.

En mi última entrada estábamos a punto de terminar nuestro ciclo número seis de la temporada de “Acumulando”. Teníamos un viaje reservado a Azores que estábamos tentados a anular ante el panorama de 5 foliculitos pequeños que podrían terminar de crecer con un Dual Stim. Pues bien, el ciclo no fue tan fatídico como apuntaba el día de mi entrada y se cerró con 3 ovocitos más para la saca. Eso y nuestra doctora que nos recordó que más vale viaje en mano que ovocitos volando (supongo que la pobre tampoco quería renunciar a las vacaciones de sufrirnos que le damos dos semanas cada mes) inclinó la balanza y nos colocó dos días después de la punción en una islita en mitad del Atlántico.

Allí pues lo de siempre, cosas nuevas que ver, que probar, desayunos junticos,tranquilos y con mugidos de vaca a lo lejos, nada de ordenadores ni reuniones, vamos lo que son unas buenas vacaciones. Y tras una semanita larga de todo eso no quedó más remedio que volver a casa y al curro, sincronizadísimos con la regla como siempre y listos para volver al pinchoteo.

Este séptimo ciclo empezó pintando bien: 5 folis creciendo parejos en las primeras ecos. Tranquila, retén expectativas, me decía mi chico. Pero seguíamos avanzando y el foli del derecho seguía sin despuntar para fastidiarnos el ciclo. ¿Sería posible? ¿Estaríamos por fin ante un ciclo bueno de verdad, un ciclo de casi normorespondedora? Pues tras un fin de semana de infarto…

(Abro paréntesis para explicar un asuntico. Resulta que mi cuerpo otra cosa no pero puntual es un rato. De manera que hace varios ciclos que mis punciones son en martes. Eso significa que estoy lista para pinchar Ovitrelle el domingo. Lo que significa que las ecos más importantes, las que programan punción, son en fin de semana. Como mi doctora no trabaja el fin de semana quien me programa no es ella. Quien me programa no me conoce, ni a mis folículos ni a mi necesidad de controlarlo todo. Así que normalmente los viernes mi doctora me pauta cita el domingo. Yo salgo de consulta más o menos conforme pero entonces empiezo a pensar…y si ovulo antes, y si los folículos crecen demasiado y ya están demasiado grandes el domingo…Esto normalmente termina con un mail a mi doctora, que casi podría reutilizar de ciclo a ciclo, en el que le planteo mis “evidencias” a por qué deben verme el sábado también. Normalmente me responde que OK pero este séptimo ciclo no lo hizo. Así que el sábado por la mañana estábamos mi chico y yo desayunando con cara de entierro pensando en mis cinco folículos perfectos, todos yéndose al garete por pasarnos de día cuando él cogió las llaves y me subió en el coche camino a IVI. Yo me iba cabreando por momentos pensando por qué me hacen pasar estos malos ratos, total por una eco, qué les costará, si ya me conocen, con el dineral que pagamos etc…De forma que cuando llegamos y la doctora de guardia me quiso regañar por llegar sin cita eché tal espumarajo por la boca que terminó diciéndome que lo entendía mientras me daba una palmadita en la pierna)

Bueno pues como decía, tras un fin de semana de infarto, Martes de punción e igualamos record histórico. ¡¡¡5 ovocitos!!!! A partir de ahí mi mente ingenieril se puso a pensar buscando el mínimo común múltiplo de todo esto. Mis mejores ciclos han sido tres:

  • El primero: el ciclo milagro en MiniFIV con 4 ovocitos que dieron 4 embriones. Circunstancia: acabábamos de volver de estar un mes en Sri Lanka.
  • El segundo: el segundo ciclo de esta etapa de “Acumulación” con 5 ovocitos. Circunstancia: acabábamos de volver de estar dos semanas en Mauricio.
  • El tercero: este séptimo ciclo de la etapa de “Acumulación”con 5 ovocitos. Circunstancia: acabábamos de volver de estar semana y media en Azores.

Conclusión inmediata que presenté ante el comité científico (mi chico): nos tenemos que ir de vacaciones lo antes posible para que el próximo ciclo sea igual de bueno.

Mentiría si dijera que no hubo resistencia. Mi pobre novio es muuuuyyy tranquilo, le gusta mucho planificar las cosas con antelación y le gusta poco gastar dinero. Era evidente que yo no había tenido mucho en cuenta sus “limitaciones” o deseos pero como le dije, no nos vamos de vacaciones porque yo quiera, es el protocolo de preparación de antrales, el que mejor nos va. Total que tras unos días de caras largas y de que me dijera que empezaba a tener “vacación fobia” nos subimos a un avión rumbo a Ibiza.  Allí pues de nuevo, playita y desconexión aunque también mucho recién salido de Mujeres Hombres y Viceversa que nos recordaba que ya pasamos los treinta hace muuuchos años y eso se nota.

Y de vuelta a la rueda…Avión de vuelta un par de días antes de la regla, eco y pinchacitos. Y así, tras otro fin de semana memorable en el que si no me he hecho más test de ovulación ha sido porque solo tenía tres y los he reutilizado, hemos llegado a la punción de hoy con otra noticia increible…otros 5 ovocitos!!!!

Así que no puedo mentir, a la próxima compi infértil que me encuentre no me va a quedar más remedio que recomendarle unas vacaciones. Perdonadme, deben ser las hormonas.