Master en estimulación ovárica

Como buena baja reserva que soy, he tenido que oir cientos de veces a médicos decirme que de donde no hay no se puede sacar, que los ovarios viejos no responden, que la calidad de los óvulos de esos ovarios no es buena etc…

Bien, sin ánimo de llevarles la contraria, me molesta sobremanera que utilicen estos argumentos para justificar cualquier mal resultado en FIV. Está claro que el premio a la fertilidad no me lo voy a llevar yo pero, señor médico, si yo fuera una joven señorita repleta de óvulos bonitos, probablemente no estaría en su consulta. Soy el material con el que debe trabajar. ¿Qué se lo he puesto dificil? Piense, pruebe cosas, investigue…

Sin embargo, muchos médicos repiten y repiten el mismo protocolo bajo el argumento de que de ellos no depende nuestro resultado que no dudan en pintar gris oscuro. Por mi parte, tras 17 estimulaciones ováricas solo puedo gritar alto y claro que NO ES LO MISMO uno u otro protocolo. Está claro que yo no he tenido ni tendré nunca una punción de 10 ovulines (ya sabeis que, en mi mente perturbada, hiperestimular sería un sueño), pero entre sacar 2 o sacar 5 hay un mundo de diferencia. Concretamente algo más del doble de oportunidades que, para las que nos dejamos la piel mes a mes intentando mantener la esperanza, supone una mejora muy significativa.

Quiero dejar claro que cada cuerpo es un mundo y puede reaccionar de forma distinta a los protocolos. De forma general, mi experiencia creo que será más útil para mujeres con baja reserva como yo.

Medicación en estimulación

En primer lugar, cosillas generales. Voy a resumir los distintos tipos de “drogas” que suelen estar implicadas en una FIV:

Antes de comenzar la estimulación: Esta medicación trata de impedir que haya folículos dominantes.

  • Píldora anticonceptiva. Normalmente se toma durante todo el ciclo anterior a la estimulación (21 días).
  • Estrógenos: Se toma durante una o dos semanas antes de la regla que da inicio a la estimulación.

Medicación para hacer crecer los folículos:

  • FSH: Puregón, Gonal etc..
  • FSH+LH: Menopur, Fostipur, Meriofert, Pergoveris. Introducir LH está especialmente recomendado para baja reserva.
  • Elonva: Similar a la FSH pero de accion continuada. Con un solo pinchazo extiende sus efectos una semana aproximadamente.
  • Otros: Omifin, Femara. Hacen que crezcan varios folículos simultaneamente.

Medicación para evitar que se ovule antes de punción (esto es sobretodo lo que define el tipo de ciclo):

  • Agonistas: (Procrin, Synarel, Decapeptyl; Lupron): se inyectan durante toda la estimulación y, dependiendo del protocolo, desde una semana antes de la regla.
  • Antagonistas: (Orgalutrán, Cetrotide): se inyectan a partir de que los folículos han alcanzado un tamaño “peligroso” (en torno a 14 mm).

Medicación para desencadenar la ovulación:

  • Ovitrelle,
  • Agonistas en dosis diferente a la especificada en apartado anterior (Procrin, Synarel, Decapeptyl*, Lupron).

*Ay el decapeptyl!!! Qué polifacético es nuestro amigo. Por si no lo recordais, ya se ganó una entrada para él solito por sus efectos secundarios cuando se inyecta la dosis mensual o de 3 meses. Según la dosis que te inyectes, sus efectos cambian. Pueden pasar de ser el infierno en la tierra y frenar a tus ovarios durante un ciclo o más si pones dosis altas, a simplemente controlar que no ovules antes de tiempo con dosis diaria o a desencadenar la ovulación.

Protocolos “típicos”

Ahora veremos como se combinan estas drogas en los tipos de ciclo más famosillos:

Ciclo largo o con agonistas

Este protocolo lo conozco sólo de oidas. Es un protocolo al que miro con deseo porque, al parecer, aumenta mucho la calidad de los óvulos. De hecho conozco muchas chicas normorrespondedoras para las cuales este ciclo es el que ha dado con la tecla. Sin embargo, no es para mí. En mujeres con baja reserva puede producir una respuesta mínima o nula a la medicación. Vamos, que tus ovarios se declaren en huelga ese mes porque van excsivamente frenados. No obstante, comento un poco por encima como es.

Es un protocolo con agonistas, es decir, con Procrin, Decapeptyl o Synarel. Normalmente se inicia el mes anterior a la estimulación con la píldora. Los ultimos tres días de píldora se introduce el agonista. 5 días después de la última píldora se añade a la dosis de agonista diaria, la medicación para hacer crecer los folículos (FSH o FSH+LH) y esto se mantiene hasta el día en que se desencadena la ovulación que, en este caso, debe ser con Ovitrelle.

Os dejo un enlace con el calendario típico de este ciclo:

https://www.advancedfertility.com/sampleivfcalendar.htm

Pros: Mejora la calidad de los óvulos

Contras: Son más inyecciones durante más tiempo. Además en casos de baja reserva puede implicar nula respuesta.

Especialmente indicado para: Mujeres con alta reserva que tengan mala calidad ovocitaria (PCOS etc..)

Ciclo corto con antagonistas

En este caso en el ciclo anterior se toma solo o pastilla anticonceptiva o estrógenos. Unos días después de la regla se empieza la medicación FSH o FSH+LH y cuando los folículos miden en el entorno de 14 mm se incluyen inyecciones diarias de antagonista hasta el día de inducción de la ovulación.

Las dosis más habituales son 225UI/día o 300 UI/día aunque hay clínicas que llegan a subir hasta 600UI/día. Mi experiencia personal, no teniendo folículos antrales que alimentar, es que aumentar la dosis no mejoraba la respuesta.

Este protocolo es quizás el más estándar actualmente. Sirve tanto para baja respuesta como para respuesta normal.

https://www.advancedfertility.com/antagonist-ivf-calendar.htm

Pros: Menor duración del ciclo. Además se controla mejor la hiperestimulación.

Contras: El orgalutrán puede causar bajadas de estradiol que empeoren la calidad ovocitaria.

Especialmente indicado para: Todas las mujeres. Es el ciclo que se suele utilizar para un primer intento.

MiniFIV

En este caso en el ciclo anterior se toma solo o pastilla anticonceptiva o estrógenos. Tras la regla se comienza con Omifin o Femara (1 pastilla diaria) y a partir del 6º día se introducen además 150 UI de FSH+LH en días alternos hasta la inyección del desencandenante de ovulación. Con este protocolo no es necesario introducir nada (Orgalutrán, cetrotide) para evitar ovulación espontanea ya que el Omifin tomado más allá del 6º día suele bloquear el pico de LH que desencadena la ovulación.

Pros: Menor gasto de medicación y menor número de inyecciones (solo 3 o 4). Parece mejorar la calidad ovocitaria.

Contras: El omifin suele afectar al correcto crecimiento del endometrio por lo que es frecuente que la transferencia se tenga que aplazar un mes y, por tanto, congelar los embriones.

Especialmente indicado para: Mujeres con baja reserva. Si en un ciclo normal (corto con antagonistas) no obtienes más de 5 folículos, probablemente con una miniFIV obtengas lo mismo a menor coste y con mayor calidad.

Ciclo corto con baja dosis

Es como el ciclo corto normal solo que en lugar de empezar directamente con las inyecciones de FSH o FSH+LH, se empieza con Omifin o Femara (2 pastillas diarias) hasta el 6º día. En este punto se interrumpe el Omifin o Femara y se introduce la dosis diaria que se paute de FSH+LH. Cuando los folículos miden en el entorno de 14 mm se incluyen inyecciones diarias de antagonista hasta el día de inducción de la ovulación.

Pros: Menor gasto de medicación y menor número de inyecciones que el ciclo corto con antagonistas estándar (aproximadamente 7).

Contras:

Especialmente indicado para: Mujeres con baja reserva. El omifin suele ayudar a rescatar algún ovocito más que el ciclo corto estándar.

Ciclo corto con ELONVA

Es una variante del ciclo corto pero, por su comodidad y sus buenos resultados, creo que se merece un apartado en sí mismo.

De nuevo se hace preparación con pastilla anticonceptiva o estrógenos. Tras la regla se aplica la inyeción de ELONVA. Se trata de una monodosis cuyos efectos se extienden unos 7 días. En el día 8 aproximadamente se continua con 150UI de FSH+LH y cuando los folículos están en tamaños superiores a 14 mm se añade el Orgalutrán o similar para evitar ovulación espontanea.

Pros: Comodidad (los 7 primeros días de estimulación ni te enteras). Además, en mi caso y se está estudiando si es generalizado, aumentó el número de ovocitos obtenidos.

Contras: El Elonva es muyyyyy caro (En el entorno de 500 euros)

Especialmente indicado para: Mujeres con baja reserva para aumentar respuesta y para donantes por comodidad.

Duo STim

Es una variante del ciclo corto con antagonistas que incluye una estimulación normal y una estimulación en fase lutea. ¿Esto qué significa? El primer ciclo corto se haría como ya hemos explicado (solo que en este caso para desencadenar la ovulación se utilizan agonistas en lugar de ovitrelle para minimizar el riesgo de que queden quistes residuales en la segunda parte del ciclo). Pues bien, 5 días después de la primera punción, se inicia una nueva estimulación (FSH+LH) que tendrá una duración similar a la primera.

Pros: Ahorro de tiempo. En un mes puedes encajar dos ciclos (dos punciones).

Contras: El coste al mes se duplica (tienes que pagar dos ciclos en un mes). Además de que no descansas ni siquiera las dos semanas entre ciclos. Vives en un ciclo continuo…Locuraaaaa!!

Especialmente indicado para: Mujeres con muy baja reserva que están acumulando óvulos.

Lecciones aprendidas

¿Cómo frenar los ovarios antes de la estimulación?

Como hemos dicho, para ciclos cortos, los ovarios se frenan con la píldora anticonceptiva o con estrógenos.

Para baja respuesta recomiendo encarecidamente mantenerse alejada de la píldora ya que puede frenar demasiado a los ovarios y que luego no respondan apenas al tratamiento. En mi caso los estrógenos funcionan mucho mejor y las dos veces que utilicé la píldora no conseguí más de tres ovocitos (y eso que fueron mis primeros ciclos).

Además, los estrogenos en mi caso los tomaba solo desde el día 24 del ciclo anterior, es decir, solo durante 4 días permitiéndome encadenar ciclos mes tras mes (sin meses de descanso para píldora).

Por último, como los estrógenos se toman tras ovulación del ciclo anterior, te permiten ovular (a diferencia de la píldora). De esta forma, como soñar es gratis, igual te terminas ahorrando la FIV porque sucede el típico milagrito que siempre te cuenta la vecina de arriba.

¿Cuándo empezar la estimulación?

La estimulación se empieza tras la regla, pero…¿qué día exactamente?

Si la preparación previa ha sido con la píldora, la estimulación se empieza 5 días después de la última pastilla. Pero si ha sido con estrógenos, los médicos dicen que se puede empezar entre el día 1 (día que te ha venido la regla) y el día 3 del ciclo.

Mi experiencia personal es que ha sido mejor empezarla el día 1. Cuando he empezado el día 3 era como si mi cuerpo ya hubiera seleccionado el o los folículos dominantes y no conseguíamos hacer crecer a los demás folículos.

¿Se puede empezar la estimulación con folículos residuales?

Normalmente, el día que te viene la regla te pautan una ecografía para confirmar que tus ovarios están en reposo y no tienes ningún folículo residual (de más de 10 mm). Pues bien, al encadenar ciclos, más de una vez he tenido en esa ecografría alguna imagen mayor de ese tamaño. Dependiendo del médico no te dejan empezar pero mi doctora me pedía analítica de estradiol ya que si es un quiste funcional (que vaya a afectar al ciclo) estará emitiendo estradiol. Como yo tomaba estrógenos previos a la regla, mi valor de estradiol estaba algo falseado pero concluimos que si la analítica daba menos de 100, empezaríamos con el ciclo.

Así lo hicimos en al menos 3 ocasiones y fueron ciclos normales e incluso mejores que la media. Por tanto, mi consejo, si no teneis tiempo que perder, pedid analítica de estradiol antes de cancelar el ciclo.

Uso de Orgalutrán

Como hemos dicho el orgalutrán es lo típico que se utiliza para evitar aquello que debe dar una rabia tremenda y que es de las pocas cosas que no me han pasado en el mundo FIV, la ovulación espontanea antes de punción.

Lo suelen pautar cuando el folículo de mayor tamaño pasa de los 14 mm. En mi caso, cuando he usado orgalutran he recuperado menos ovocitos maduros (quedaban más inmaduros) y he tenido peor calidad embrionaria. Conclusión, en mi caso he evitado en la medida de lo posible ponerme orgalutrán. Para ello la progesterona debe estar muy muy bajita (para indicar que se está lejos de la ovulación), te tienes que estar haciendo palitos de ovulación como una autómata pirada y tienes que tener el corazón a prueba de bombas porque vas a pensar que has ovulado varias veces al día.

Otra opción es pincharlo pero un poco más tarde (en valores entorno a 16 mm porque realmente es bastante improbable una ovulación espontanea en 14 mm) o ir con el protocolo MiniFiv que directamente no necesita orgalutrán.

Esto es una decisión muy personal, es una apuesta, porque, como ya os digo, yo no tuve la mala suerte de ovular espontaneamente nunca, pero si pasa es una grandísima putada.

Hormonas a medir durante la ovulación

Es imprescindible medir estradiol y progesterona el día de la inyección de inducción de ovulación. El estradiol da una idea del número de ovocitos maduros que hay ya que normalmente cada ovocito maduro genera 200-300 pg/ml de estradiol. El valor de progesterona debe estar idealmente por debajo de 1 ng/ml el día de la inyección de Ovitrelle ya que valores superiores pueden implicar peor calidad ovocitaria (luteinización) y, además, si son muy superiores, implican cancelar la transferencia ya que el endometrio estaría post-receptivo.

En mi opinión, lo ideal es obtener valores de estradiol y progesterona a partir de que los folículos miden en el entorno de 14 mm. El estradiol debe aumentar significativamente entre medidas y cuando empieza a decaer su tasa de aumento, cuando empieza a estancarse, se debe pautar el ovitrelle. Por otra parte, valores en aumento de progesterona que se acerquen a 1, también indican que es mejor pautar punción cuanto antes.

Por último los valores de estradiol por ovocito maduro en mi caso han variado mucho en función del protocolo de estimulación. Con miniFIV tuve siempre valores muy altos de estradiol por ovocito, en el entorno de 400-500pg/ml mientras que en los ciclos con ELONVA este valor no superaba los 250 pg/ml. Si esto afecta o no a la calidad embrionaria lo sabré cuando fecundemos…

¿Cuándo pautar punción?

La tendencia normal es pautar la punción cuando el mayor folículo alcanza los 18 mm. Incluso, en casos donde hay muchos folículos cerca de la madurez (13mm-14m) y un folículo dominante en el entorno de 18mm, puede merecer la pena esperar un poco más.

Sin embargo, para bajas respondedoras con pocos folículos, hay estudios recientes que parecen demostrar que es recomendable pautar la punción antes, en tamaños en el entorno de los 16 mm. Así se evita la luteinización temprana que, al parecer, es la causa de menor calidad ovocitaria en mujeres mayores y baja reserva.

Yo he intentado que me pauten punción siempre como muchísimo en 18 mm (nunca por encima) pero es verdad que a veces da mucha rabia porque pierdes folículos pequeñitos que podrían haber madurado con algún día más. Supongo que mi apuesta ha sido creerme este estudio aunque, de nuevo, no sabré hasta que fecundemos, si hicimos bien o mal. Aunque también tengo que decir que una vez retirado el orgalutrán o retrasada su aplicación, he tenido ovocitos maduros de folículos tan pequeños como 13-14mm.

Incluyo el enlace al artículo para vuestra consulta.

https://www.centerforhumanreprod.com/fertility/early-egg-retrieval-in-women-with-dorlfor/

Y más o menos hasta aquí llega mi aprendizaje en estimulación ovárica. Ojalá a alguien le sirva aunque sea un poquito. Yo sí realicé mi Master y concluí mi Master…

https://www.facebook.com/elintermedio/videos/el-intermedio-he-demostrado-que-mi-expediente-no-fue-manipulado-el-hit-de-cristi/10155597808603348/

Decaefectos

Decaefectos

Quiero empezar diciendo, sobretodo para no asustar a nadie, que, en mi opinión, el mundo de los efectos secundarios es muy variado. La misma medicación puede tumbar literalmente a una persona y a otra no provocarle ni una mísera jaqueca. Dicho esto, quiero hablar hoy de los efectos secundarios que he tenido por la variada medicación que llevo consumida en este añito de tratamientos.

Cuando uno se plantea entrar en el mundillo de los tratamientos de fertilidad se escuchan/leen/imaginan historias de cómo la medicación te transforma tanto física como psicológicamente.

En mi caso, fisicamente, no me puedo quejar. Después de un año intenso con sus cinco estimulaciones, en el que no me he privado de casi ninguna medicación utilizable para FIV, he engordado un par de kilos. Y, la verdad, más que por la medicación, creo que ha sido por romper la rutina de ir al gimnasio o quizás por la dieta que sigo o intento seguir de Virginia Ruiperez. Es una dieta graciosa porque con tantas nueces y tanto cereal en cada comida al final te das cuenta que vas echando pancita…Al fin y al cabo lo que interesa es que nos haga más fértiles, engordar no importa. Como diría ese vasco en el chiste: ¿A qué venimos, a setas o a Rolex? Pues eso..

Psicologicamente, obviando a mi nuevo archienemigo el decapeptyl, no creo que ninguna medicación me haya afectado. Lo que afecta, lo que te agria el caracter, lo que te enfrenta con el mundo y contigo misma, es que tu camino parece tener más baches y curvas que el de los demás, las malas noticias, las esperas, en definitiva, el proceso. Pero creo que este proceso sin medicación, no sería mucho mejor (aunque sí bastante más barato).

Así que si hago un repaso de las medicinas que para mí han sido como agua, cero efectos secundarios, creo que estarían la mayoría. Pastillas como Progyluton, Proginova, Omifin, Esmya, Femara; inyectables para estimulación como Gonal, Menopur, Fostipur, Pergoveris, Orgalutrán, Ovitrelle, decapeptyl diario (no confundir con el mensual, llamándose igual no  se parecen ni un poco); cápsulas vaginales como Ultragestan; heparina…como si nada, absoluta normalidad.

Pero obviamente no todo es tan bonito y tengo un Top Three de medicamentos con los que preferiría no volver a cruzarme:

En el puesto número 3 tenemos a la Meriestra. Son unas pastillitas aparentemente inofensivas y que se tragan sin problema. Sin embargo, la primera vez que las tomé se me instaló un dolor de cabeza que me duró cada día de las dichosas pastillas, es decir, once días.

El puesto número 2 se lo daré a la Viagra. En intensidad, sin duda, lo peor que he probado pero pierde el puesto número 1 porque se toma poco tiempo, en mi caso fueron 5 días. Pero qué 5 días… Empecé con un dolor de cabeza tremendo desde la segunda pastilla y a partir de ahí, y desafiando la famosa ley de mi chico según la cual nunca te pueden doler dos cosas a la vez, empezaron a sumarse dolores. El tercer día tuve lo que según mis compañeros y por los síntomas, se parecía a un ataque de ciática en toda regla, dolor lumbar exagerado que bajaba por ambas piernas. Sólo decir que las últimas dos pastillas me las tomé en la cama…Pero sus efectos se fueron tan rápido como llegaron y el sexto día empezaba a inyectarme Pergoveris con una sonrisa de oreja a oreja.

Y sin duda (de momento) el puesto número 1 (And the Oscar goes to…): Decaputada o decapeptyl.

Desde luego me habían puesto sobreaviso, que si lo ves todo negro, que si no tienes ánimo para nada… pero yo pensaba, bueno, no será para tanto…La primera semana después de pinchármelo (en el día 21 de ciclo) todo estuvo tranquilo pero, de repente,sucedió. Un desencadenante estúpido sumado a mi falta de estradiol en el cuerpo y todo mi mundo se me derrumbaba. Pasaba del sentimiento de tristeza extrema al de soledad extrema o al de miedo extremo. Como veis todo feo y todo extremo. Y yo pensaba, no le hagas caso, es el Decaputada, no es real…pero sí es real. Lo que te pasa, los desencadenantes, son reales, simplemente te conviertes en una persona hipersensible que se sorprende de que en otros momentos la misma situación no te hubiera hecho daño. Y todo es gris. Y hay un nudo en la garganta. Y te duele la cabeza. Así fueron mis semanas 2 y 3. Esta semana que es la 4 me encuentro mucho mejor. La he dedicado al cuidado de mi cuerpo: depilación (que de sobra tocaba), manicura, pedicura y corte de pelo.

Pero, sin duda, no puedo confiarme porque mañana me pincho el segundo decapeptyl y es absolutamente imprevisible en qué me convertiré (Gremlin malo que ha comido después de media noche?). Solo me queda encontrar a alguien con quien jugar a la adaptación de “Culo o Codo” de El Hormiguero. Ese juego en el que salía una foto y había que adivinar si era un culo o un codo. En mi caso el juego sería Decapeptyl o Realidad y que alguien me ayudara a diferenciar mis sentimientos verdaderos de mi locura (espero) transitoria. Confiemos en que, al menos, esté comiéndose al mioma.

Terapias alternativas

terapias alternativas

Erase una vez una chica ingeniera, racional y atea que solo creía en lo que podía ver con sus propios ojos o, en su defecto, ser demostrado por el método científico. A menudo se encontraba con personas que le hablaban de energías y fuerzas superiores y ella intentaba disimular una sonrisita de “a mi no me enganchas con eso”. Pues bien, cierto día la chica, confiando en la ciencia y en que su médico había comprobado que todo estaba a punto, decidió con su novio que tendrían un bebé. Leyó sobre días de ovulación, tipos de flujos y basicamente hizo los deberes consiguiendo su positivo. Normal, pensó ella…si hemos juntado en mis trompas sus espermatozoides con mi óvulo evidentemente me he quedado embarazada. Hasta ahí bien pero desde entonces…

¿Por qué vas a tener un aborto si eres una chica sana?

Si te quedaste a la primera, te volverás a quedar embarazada enseguida.

¿Como vas a tener un hidrosalpinx si nunca has tenido ninguna infección importante?

No puedes tener baja reserva ovocitaria , si solo tienes 34 años…

Si tuvieras endometriosis algún ginecólogo te lo habría visto...

Y poco a poco la chica fue perdiendo la confianza en la ciencia, al menos en la ciencia actual, y se pasó al lado oscuro de probar todo, por peregrino que pareciera, TODO.

Como ya estará claro, esa chica soy yo y en esta entrada quería contaros en orden creciente de irracionalidad (o ida de olla) las terapias alternativas que vengo practicando.

  1. Acupuntura

Esto puede que muchos no lo consideren irracional pero para mí supuso mi entrada en el mundo de la medicina alternativa. Empecé yendo con un doctor (chino, por supuesto) especialista en fertilidad y que atendía a tropecientas chicas en una misma sala. Aquello no se si hubiera sido efectivo a largo plazo, pero, desde luego, no era relajante. Mientras me preguntaban si estaba estreñida, un chico roncaba a mi lado y todo en una atmósfera densa en olores corporales. Tras buscar como siempre en foros y blogs (benditos!) encontré a mi doctora actual, la Doctora Xu. Sabe muchísimo de fertilidad, de hecho hablamos en los mismos términos que con mi doctora de Valencia, solo que esta me pincha agujas y me conecta a corriente y Juana me hace ecografías. ¿Efectiva? Ojalá pronto os pueda decir que sí y mucho. De momento, para ser sincera, no puedo decir que haya notado mejoría en mis ciclos de estimulación pero, la verdad, es que tengo absoluta fe en ella (Viva mi metamorfosis!). Además, como experiencia positiva, viví en primera persona como una amiga con fecha programada para su transferencia de ovodonación en ese mismo mes, se quedaba embarazada de forma natural tras unas cuantas sesiones con Xu.

2. Nutrición

El hecho de que la alimentación es clave para la salud empieza a calar en las personas poco a poco. De ahí la proliferación de herbolarios y tiendas ecológicas que están haciendo un verdadero agosto. De hecho, justo debajo de nuestra casa, en un local enorme, abrieron hace unos años una tienda ecológica. Mi chico y yo, mientras nos lamentábamos de que no fuera una tienda más interesante, comentamos la poca visión de negocio.

¿Quien va a comprar aqui habiendo un mercadona a un paso? Pero si pagas el brocoli a precio de jamón de bellota…

Pues bien, tras un poquito de infertilidad  nos hemos convertido en su mejor cliente!!

Dándole vueltas a qué más podía hacer para conseguir tener a nuestro bebito, llegué al blog de Fertilidad Natural de Virginia Ruiperez. Por supuesto, no tardé en concertar una cita. Su método consiste en mejorar la receptividad a embarazo de nuestro cuerpo (útero, óvulos, hormonas) por medio de la alimentación. Ella te explica en tres sesiones las pautas para que tú te construyas dietas que cumplan los requisitos. El método empieza a hacer efecto a los 8 meses en general (tiempo de maduración de los óvulos) así que, por mi parte, aún no sé si funciona. Lo que si puedo decir es que me encuentro bastante mejor por lo menos en cuanto a digestiones se refiere..

3. Santos

La espera del resultado de nuestra segunda beta transcurrió en la Iglesia de Jesús de Medinaceli, santo del que mi abuelilla era muy devota y al que yo, atea (o eso creía) le besé los pies un número incontable de veces durante esa hora. Ni que decir tiene que cuando nos dieron el positivo crucé el umbral del creyente para convertirme en católica, apóstolica y casi romana en un volao. Tengo que decir, no obstante, que el aborto a los cinco días hizo tambalear los aún frágiles cimientos y ahora estoy en un limbo en el que me agarro al santo que sea, de la religión que sea…

Aún así, alguna visita he hecho posteriormente a San Judas Tadeo, según una muy buena amiga mía patrón de las causas difíciles.

4. Exorcismos

Aqui entramos ya en zona gore. Pues si, una amiga me contó que una vidente le había recomendado quemar dos varillas de Ruda y una de Rosa mientras recorriera su casa rezando. De esta forma se ahuyentarían los malos espíritus de la casa. Por supuesto ahí estábamos mi chico y yo, no fuera a ser por esto que no lo conseguiéramos…El resultado fue que dejé las varillas de incienso quemándose en la mesa del salón y ahora tengo en el centro de la misma un recuerdo de por vida de mi momento esotérico.

5. Supersticiones variadas

Esto supongo que, en cierta medida, nos pasa a todas y es inevitable. Os cuento un resumencillo de las paranoias que me atacan:

  • Camiseta de la suerte que llevé en absolutamente todas las citas o análisis que tuve en mi primer ciclo del IVI. El negativo la condenó al ovido.
  • Ignorar por completo a una persona por creer que es gafe.
  • Llevar todo tipo de amuletos: una pulsera de buhíto de una amiga, unos pendientes con una niña colgando, etc…
  • Replicar ritual de fertilidad en un templo romano.
  • No hacer nunca beta o pipitest antes de fecha establecida. La primera vez la adelanté un día (negativo) y la segunda la hice en su día (positivo). Adivinad qué voy a hacer esta vez.
  • Evitar mayo. Desde hace años mayo es un mes que no me gusta. Han pasado muchas cosas malillas en mayo. En mayo tuve la peor crisis con mi novio, en mayo tuve mi primer aborto, en mayo tuve mi negativo del IVI…Imaginad mi cara cuando después de un año esperando, resulta que la transferencia iba a caer en mayo. Me planteé seriamente decirle a Juana que no, que lo dejábamos para Junio con cualquier excusa hasta que una amiga me regaló un librito hecho por ella donde para cada día de mayo encontraba algo bueno histórico y muchas veces relacionado con la fertilidad que había pasado. Cuando lo leí vi que tenía que darle una oportunidad a mayo y, bueno, luego vinieron los folículos y todo se retrasó (yuhuuuu!)…Y ahora estoy cruzando los dedos para que la primera transfer sea al menos el 1 de Junio…
  • Pensar que tengo que acabar con las supersticiones para tener mi positivo, pero claro, ¿eso no es ya una superstición?

 

Así que aquí estoy, sin principios, sin finales, con un objetivo claro y dispuesta a empeñar mi alma al diablo para conseguirlo si hace falta. Y como yo tantisimas otras. Si no cómo iba a venderse Babypod “El tampón musical que ayuda a concebir”?.

 

 

 

 

 

¿Por qué fallan las FIV?

Recuerdo cuando estábamos debatiéndonos entre dar el paso al mundo de la Reproducción Asistida o seguir intentándolo unos meses más por nuestra cuenta. Recuerdo que me agobiaba el hecho de que nuestro bebé no se concibiera naturalmente, si se lo contaríamos cuando creciera, cómo me iban a afectar las hormonas, si estabámos precipitándonos al camino fácil…pero recuerdo que pensaba que si abría esa puerta, sin duda, me esperaría mi bebé al otro lado.
Vamos a ver, si Ana Rosa lo consiguió y tenía cincuenta años, no lo voy a conseguir yo…

Luego empiezas a acumular fallos, los tuyos y los de tus compañeras de batallas. Investigas sobre lo que puede explicar que tu tratamiento no esté funcionando como debería y ves que hay tantos frentes que te parece un milagro cuando alguien lo consigue.
Según mi experiencia, el mundo de la Reproducción Asistida, aunque obviamente es una disciplina médica, es bastante peculiar. Te encuentras a “buenos” ginecólogos que se atreven a mandarte a ovodonación porque tu antimulleriana está en 1, a especialistas de grandes clínicas de Reproducción que apenas te miran el útero y a inmunólogos que, a pesar de detectarte trombofilias, no te pautan heparina. Quizás sea porque es una rama relativamente nueva de la medicina y en continua evolución o porque la mayor parte de la investigación se ha llevado a cabo desde centros privados en lugar de públicos o simplemente porque el misterio de la vida sigue siendo precisamente eso, un misterio. Sea por lo que fuere, yo he encontrado grandisima disparidad de criterios entre profesionales del sector. Y es por eso que muchas nos sentimos perdidas en este mundo infértil, sin confiar del todo en ningún médico y nos dedicamos a leer, investigar y tratar de sacar nuestras conclusiones.
En mi caso, encontré blogs, foros y ciberamigas que me ayudaron muchísimo y que me condujeron a profesionales en quien, a día de hoy, confío. Basándome en eso, y poniendo por delante que no soy médico y mis opiniones pueden ser incorrectas y en cualquier caso son absolutamente personales, quiero resumir a continuación cuales serían mis recomendaciones para quien esté sufriendo fallos en sus tratamientos.

¿Por qué fallan las FIV?
En mi opinión hay tres aspectos que mirar:
1. Gametos: Óvulos/Esperma
2. Útero
3. Temas inmunológicos/hematológicos

1. Gametos
• Espermatozoides
Seminograma
Si eres una pareja heterosexual y estás en un tratamiento FIV es seguro que tendreis en vuestras manos el resultado de, al menos, un espermiograma (Si no es así, corre, HAZLO). Pues bien, el espermiograma normalmente te indica número, movilidad y morfología de los espermatozoides y en función de como estén esos parámetros te colocan un nombre muy raro: teratozoospermia, astenozoospermia. Normalmente, a no ser que no haya ningún espermatozoide normal (tened en cuenta que habitualmente el orden de magnitud es de cientos de millones de espermatozoides por muestra) la calidad del esperma solo indicará si hacer FIV convencional o ICSI. Si la muestra es de buena calidad se utilizará la técnica FIV, menos invasiva y que permite cierta selección natural, mientras que si la calidad es baja se fecundarán los óvulos con ICSI, inyectándolos con el espermatozoide seleccionado.
Cariotipo
Esta prueba que requiere de un simple análisis de sangre detecta alteraciones cromosómicas en los progenitores. De existir, hay muchas probabilidades de que se transmitan al embrión y podría ser necesario hacer un DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) para seleccionar al embrión que no tenga la alteración. Esto solo indica la predisposición genética a generar gametos con alteraciones pero el hecho de que el cariotipo esté bien no asegura que los gametos lo estén. Pueden tener alteraciones propias debidas a otros factores (exposición a toxinas, envejecimiento..).
FISH
Esta técnica estudia un número de cromosomas (en torno a 5 de los 23 que tienen los gametos) para verificar si están o no alterados. Si se encontrara que la proporción de alterados es alta sería recomendable hacer DGP (Análisis genético del embrión). El FISH es una prueba bastante cara, cuesta entorno a 700 euros.
Test de Fragmentación de ADN
En este caso se estudia la rotura de ADN del espermatozoide. Si hay una alta fragmentación quiere decir que muchos espermatozoides tienen lesiones en su material genético lo que puede conducir a embriones de baja calidad y abortos. Se recomienda hacer un tratamiento de mejora de calidad de esperma.
• Ovulos

La mala calidad de óvulos es el saco roto al que caen la mayor parte de los fallos repetidos de FIV . Factores como la edad avanzada o la endometriosis hacen sospechar a los médicos de este problema. Aunque, lamentablemente, no hay ninguna prueba que permita verificar la calidad de los óvulos en sí mismos, voy a hablar a continuación de lo que sí se puede hacer.

Antimulleriana

La medición de esta hormona da una idea de la reserva ovárica. Valores por debajo de 1 indican que no habrá una buena respuesta al tratamiento, es decir, que no se generarán muchos óvulos. Sin embargo, y esto me lo han recalcado algunos especialistas porque es mi caso, la baja reserva no implica menor calidad. Es decir, se generan menos óvulos por tratamiento pero estos no tienen por qué ser peores. Yo me consuelo pensando que solo es cuestión de paciencia; yo necesito varios tratamientos para generar los mismos óvulos que una persona que no tenga baja reserva.

Cariotipo

Al igual que en el caso de los gametos masculinos, esta prueba determina tu predisposición genética a que los óvulos que produces se encuentren genéticamente alterados. Como he dicho antes, existen otros factores (edad, exposición a toxinas) que pueden causar alteraciones genéticas de los óvulos.

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

Es una prueba que estudia genéticamente los embriones. Tiene un gran valor porque permite detectar alteraciones genéticas de los embriones antes de implantarlos pero tiene también una serie de inconvenientes:
* Es bastante caro. Por eso se recomienda acumular embriones, al menos 5, antes de hacerlo. El precio suele ser el mismo si se hace a 1 que a 8.
* Es invasiva. Extrae una célula del embrión por lo que puede dañarlo, aunque, según parece, la técnica ha avanzado bastante en este sentido.
* No es determinante ya que solo estudia algunos genes y de una sola célula

Assisted Hatching
Si se observa que los embriones tienen la capa pelúcida demasiado gruesa se puede practicar esta técnica para ayudarlos a eclosionar (necesario para implantación).
2. Útero/Endometrio
El útero es donde anidará nuestro futuro bebé por lo que debe ser un medio adecuado y acogedor para él. Hay muchos factores que pueden convertirlo en hóstil como puede ser una forma no adecuada, un espacio interior reducido, endometritis, presencia de miomas, etc…
Ecografía 3D
Permite observar bastante bien todo el aparato reproductor femenino y tiene la ventaja de ser muy poco invasiva. Un médico especializado puede sospechar así de adenomiosis, hidrosalpinx, etc..Dado que depende muchísimo del ojo que mire en este caso es muy importante el médico que lo realice. Por mi experiencia personal puedo recomendar al Doctor Puente (IVI Madrid) y a la Doctora Crespo y su equipo (Clínica Juana Crespo).
Histeroscopia
Puede ser diagnóstica o quirúrgica y consiste en introducir una especie de cámara en el útero para observar su interior y así, si es quirúrgica, extirpar miomas, o corregir ligeros fallos morfológicos. De nuevo en este caso es muy importante el profesional y aquí recomiendo de nuevo a Juana Crespo y su equipo.
Resonancia Magnética Pélvica con contraste
Esta técnica es especialmente útil para el diagnóstico y valoración del alcance de la adenomiosis y de la endometriosis en general.
Histerosalpingografía (HSG)
Esta prueba sirve para estudiar la permeabilidad de las trompas. Aunque normalmente se realiza en fases previas para decidir si hacer Inseminación Artificial o pasar directamente a FIV, es muy importante estar seguro de que el resultado es fiable. La presencia de hidrosalpinx (líquido en trompas) puede producir fallos de implantación y abortos tempranos en FIV. Si se detecta un hidrosalpinx normalmente se pauta la extirpación de la trompa afectada por laparoscopia. Recalco que este es mi caso a pesar de que según el informe de la HSG mis trompas estaban perfectas (de nuevo la importancia de un buen profesional).
Biopsia de endometrio
Con esta prueba se determina no solo la receptividad del endometrio en un día concreto del ciclo (ventana de implantación) sino también se analiza si éste tiene alguna infección o inflamación. Además se supone que la propia técnica aumenta la tasa de implantación, hace el endometrio más receptivo.
3. Inmunología/ Hematología
Quiero darle muchísima importancia a este último punto ya que creo que en la mayor parte de clínicas de fertilidad no se estudia convenientemente (no tienen especialistas en el tema), conozco varias chicas para las que este era el motivo de la infertilidad y, en muchos casos, tiene una solución relativamente sencilla, inyectarse heparina.
La batería de pruebas es larga pero, en mi opinión, merece la pena hacérsela cuanto antes. Yo solo me hice estas pruebas tras el segundo aborto y me dio muchísima rabia pensar que simplemente con una dosis adecuada de heparina podría haber salvado mi segundo embarazo. Copio a continuación el enlace que lista todas las pruebas a realizarse:
https://www.crianzanatural.com/forum/forum_posts.asp?TID=207612
Muchas de estas las cubren la mayoría de los seguros aunque alguna os tocará pagar.
Mi consejo con respecto a este tema tiene nombre y apellidos : Silvia Sánchez Ramón, Inmunóloga de la Ruber de Madrid. En Barcelona también hay una ginecóloga buenísima, Mónica Redondo, que sabe mucho del tema y está alineada en sus pautas con Silvia. En mi opinión, al menos las que ya llevamos algún fallo, deberíamos pasar por alguna de ellas y hacernos el estudio completo. Encuentro que este es un tema que habitualmente se pasa por alto total o parcialmente. Es importante que el estudio sea completo y que sea interpretado por una buena especialista. En mi caso personal, con una trombofilia, mutación MTHFR en homocigoto, anteriormente a Silvia, no me habían pautado heparina. Por otra parte, solo ella se dio cuenta de que tenía un SAF (Síndrome Antifosfolipidico) encubierto.
Como he dicho antes, la solución a muchos de estos temas (SAF, trombofilias) es heparina. Pero es importantísimo que la dosis de heparina sea la correcta. Normalmente te la pautan en función del peso pero eso debe ser solo la primera aproximación. Cinco o seis días después de empezar con las inyecciones de heparina se debe hacer un análisis que se llama antiXa cuyo valor indica si la dosis es adecuada. Una dosis insuficiente obviamente no solucionaría el problema por el que se pautó.

Resumiendo mi larguísima entrada, hay tres grupos de problemas y mi consejo es estudiarlos todos. En cuanto a centros de reproducción y profesionales mi opinión (absolutamente personal y basada solo en lo que conozco) es:
– Si se sospecha de un problema de gametos/embriones tratarse en centros grandes y potentes en investigación y tecnología. Por ejemplo, IVI.
– Si se sospecha de un problema de útero buscar un buen ginecólogo especialista en diagnóstico y si hace falta en cirugía. La número uno en este caso, en mi opinión, es Juana Crespo (Valencia) pero en cuanto a diagnóstico también me quedé muy tranquila con el Doctor Puente de IVI Madrid. Además he tenido muy buena experiencia con Andrés Sacristan Juarez (Madrid), especialista en endometriosis.
– Si se sospecha de un problema inmunológico tratarse en paralelo a la FIV con Silvia Sánchez Ramón (Madrid) o hacer todo el proceso FIV con Mónica Redondo (Barcelona)

 

¡¡Y por hoy ya está bien!! Gracias por leerme, si habéis llegado hasta aquí es que tenéis mucha paciencia y eso en el mundo infértil son muchos puntos para alcanzar a nuestro bebé!!

Por favor, si teneis comentarios que puedan enriquecer esta entrada, opiniones sobre pruebas, médicos o centros, me encantaría que los publicarais para que todas aprendamos más!